Blog

Aprendiendo a Hacer La Plancha

Hay dos cosas que prometí que jamas haría en esta vida: tener hijos y comprarme una plancha. Bueno, hoy mis teorías se fueron al tacho, porque acabo de invertir mi maternidad en saldar arrugas. Así que tragando saliva entré a Target— la tienda con más cosas del mundo— y me escondí de las cámaras ocultas para que no me tomen por la chica de la doméstica, un puesto del que siempre eludí, pero que hace 20 años me viene mordiendo el trasero. 

Lo cierto es que esta vida de rugosidades y surcos no da para más, y entre que la cocina no es lo mío y el planchar tampoco, mi status de soltera se está debilitando junto al artefacto que me acecha para que mis vestidos no parezcan sacados de un partido de rugby.

Hola! Le digo al vendedor mientras leo que su placa dice “Jesus”.

 

— Hola Muchacha, dime, ¿En que puedo ayudarte?

 

— Con ese nombre probablemente a que se cumplan todos mis deseos.

 

— A ver, dígame señorita, ¿Qué es lo que nuestro padre no le ha dado aún?

 

— De momento el talento para los quehaceres domésticos.

 

— Ah bueno mija, pero eso se aprende, usted parece muy inteligente, no creo que eso se lo tenga que pedir a Dios.

 

— Si, fijese que hasta me creí que con mi inteligencia podía sacar las arrugas con solo mirándolas. Pero hace 20 años que mis camisas no quieren enderezarse. Lo que estoy tratando de decirle es que llegó ese maldito momento en donde debo comprarme una plancha, ¿Qué opina, me ayuda?

 

— Por supuesto, ¿Tiene alguna en mente?

 

— ¿Y por qué quisiera ocupar mi disco rígido con esa imagen? Liquidemos esto Jesus lo antes posible, no vaya a ser que me arrepienta y mi reputación quede grabada en esas pinches cámaras.

 

Jesus me llevó a las góndolas de las planchas y de las tablas de planchar y por primera vez en mi vida vi mi casa frente al mar desdibujadísima.

 

— ¿ Le apetece alguna en particular señorita?

 

— Si Jesus, una portátil, ¿Existen las planchas para viajeros? Estas son enromes, quiero ser discreta, no estoy como para promocionar mis defectos.

 

— Ah si! Espérese, aquí están!

 

Y cuando me las muestra eran grandes como una ardilla de dos meses.

 

— Ah pero esto tiene que ser el sueño americano!! ¿Cómo a mi nadie me dijo sobre estas planchas? Me hacen quedar mal inútilmente! Con este tamaño se soluciona hasta mi hipoteca Jesus! Me acaba de iluminar el día! 

¿Será usted el verdadero Mesías?

 

Jesus se rió con un pedazo de cilantro entre los dientes y se puso muy contento de poder ayudarme, y al observar su alegría, le dije: no se ponga tan contento, esa plancha viene con planchador, ¿No?

 

— Ay mija, no se aflija, planchar no es tan difícil, yo la veo a mi esposa todos los días y enseguidita manda los pliegues a la iglesia. 

 

— Claro, pero usted no plancha, ¿Vio? Una tarea de la que solo se ocupa la mujer. Los hombres toman clases de cocina, pero nunca agarran la plancha. Entiéndame Jesus, hace 20 años que vengo esquivando el maldito artefacto.

 

— ¿Su marido nunca le plancha, señorita?

 

Nah, ¿Otra vez la campana de las 12? Lecciones de amor en el pasillo de electrodomésticos. ¿Puede ser que nosotras las solteras no le podamos escapar a los patrones culturales y antropológicos? 

Siempre pensé que me querían ver casada, pero no casada y PLANCHANDO. ¿Hasta dónde demasiado es demasiado?

Un hombre soltero le paga a una señora para que le planche, una mujer soltera se ahorra ese dinero y lo invierte en depilación láser. Son puntos de vista, pero que esto último por favor no me deje bajo el escrutinio de mi estado civil.

 

— No tengo marido Jesus, ¿No tiene uno en liquidación en la góndola?

 

— Ah pero muchacha, como no tienes un compañero, por eso estas así, las tareas se comparten.

 

— Mire Jesus, la verdad de la milanesa es que si tuviera marido plancharía el doble, ¿O usted se piensa que mi amorcito dejaría de ver un partido de fútbol para tener sus camisas almidonadas? Siglo XXI, 125 canales, imposible que planchar supere las opciones del mundo actual.

 

— Puede que esté en lo cierto señorita, pero si el muchacho fuere un buen hombre después le haría un masajito en los pies y se tomarían un tequila para relajarse. 

 

— No quiero ser aguafiestas Jesus, pero no tomo alcohol y hace 25 años que estoy esperando el famoso masaje, ¿Algún consejo?

 

— Ah mija, yo creo que en vez de comprarse esta plancha usted debería salir más de su casa, no creo que lo encuentre sacándole las arrugas a sus prendas, ¿Sabe?

 

No habrá sido el hombre que asesinaron en la cruz, pero de seguro que la luz del espíritu santo habló por él.

Chau plancha, y a hacer la plancha, eso sí… con los tacones puestos y al auto en marcha!

Doña Flora y sus Mil Amigos

Videoconferencia con Sofía que está en Europa, aparece en la pantalla y la veo más espléndida que nunca, normal, se enamoró y sumado a eso es una diosa. Un combo que dudo que afecte su autoestima, sobre todo cuando escucho una voz masculina de fondo y me acontento pensando que viajó con su nuevo novio.

Cuando tuerce la cámara y lo enfoca a el afortunado no era su novio, si no un potro salvaje de Inglaterra. Creo fehacientemente que los astros se están emborrachando con mi signo y no me hace ninguna gracia.

Perdón? Le digo entre malhumorada, decepcionada y love at first sight.

Ah si guey, él es Tom, un guate que hemos tenido un rollo pero ahora somos solamente amigos, me dice ella tan ligera y comprometida.

Solamente un rollo??? No mira Sofi, el rollo lo tengo yo que sigo soltera mientras vos estás de novia y con tu ex-amante en Bélgica comiendo chocolates.

Pero Ceci no te aflijas, y tampoco te entusiasmes ya que Tom tiene novia y decidimos no estar juntos, me dice, mientras me hace un 360 de la habitación del hotel.

Pijama party? No compañía, welcome al mundo de Sofía. En donde es amiga de sus ex novios, ex maridos, ex amantes y ex files también, ya que algunos tranquilamente podrían haber nacido en el octavo pasajero. Algo que siempre admiré en Sofía, su circulo social. La RRPP de on-line dating y la secretaria ejecutiva de todos los chismes de esta ciudad en donde reina la promiscuidad sobre la intimidad. Sof viene a ser la intermediaria entre tu Yo y tu Super Yo, ya que ella le aclara a tu inconsciente lo que vos te creías cierto. Te pasa la base de datos, las referencias y el lujo y detalle de cada persona que conoces. Imposible no quererla! Gracias a Sofía mucha de nuestra gente se ha evitado un gran disgusto y en mi caso, morrearme con un equivocado más.

Lo más acojonante de Sofía es su capacidad de almacenamiento, con nombre y apellido nomás ella te saca un reporte inhóspito del solicitante.

Y si empujas un poquito, hasta te da las medidas, if you know what I am talking about.

Francamente, todos deberíamos tener una Sofía en nuestras vidas, nos ahorraríamos muchos dolores de cabeza, embarazos ectópicos, falsas expectativas y denuncias en la comisaría.

Ella sabe de la gente, de medicina, de ciencia, y de las rutas turísticas y hoteles de muchas partes del mundo. Lo que no sabe es sentarse a escribir sobre su vida, por eso yo tengo que hacer de corresponsal ya que Sofi viene a ser el Edward Snowden de la Bahía, y a la gente de este calibre hay que cuidarla.

El único problema con ella es que es de Géminis, y si hay algo que no le cae bien puede que te mande a Guantánamo por mensaje de texto y nunca más la veas. Yo la cuido, no vaya a ser que pierda mi única esperanza de enterarme de todos los secretos de esta ciudad. Porqué carismática como es, los hombres le revelan los detalles más grotescos de sus existencias y hablar con ella es ahorrarte caminar sobre sus prontuarios. Por eso hoy quiero levantar mi copa y brindar por una de las personas más famosas de San Francisco, en donde logró transformar la Red Carpet en on-line dating y ampliar su base de datos para que todos nosotros— sus fans— estemos enterados de lo que pasa afuera y adentro de la tecnología. Eso si, váyanse con cuidado, puede que ella haya salido con uno de tus candidatos y no tenga buenas noticias.

 

A tu salú Sofía! 

Cumpleaños de Gloria Ferrer en Press Room

Dos cumpleaños en un mismo día, 75 conocidos en común, un Sábado por la noche en la City y 21 grados después, me encontré otro año más celebrando el nacimiento de una estrella, Gloria Ferrer. El evento fue en el Press Room de San Francisco, y lo que parecía un gran festejo terminó en un chantaje emocional, ya que esta mujer no cumple años, se los saca. Y para el resto de los mortales que envejecemos cuando pasa el tiempo, ella rejuvenece. Es como los malditos cactus de maceta que te olvidas de regarlo por un mes y el tipo te sigue tirando los pinchos para afuera como si recién hubiera nacido. Esa es Gloria, una planta de desierto. No cambia, no muere, no avejenta y te sigue iluminando con su alegría como si la vida recién comenzara. Salud! Con agua mineral para mí y con mucho champagne para los borrachos de nuestros amigos, sobre todo José Gregorio, un venezolano que si lo veo en una fiesta más creo que voy a vomitar la poca agua que me tomé para hidratar mis pómulos. No le puedo escapar a este hombre, que es una mezcla de colibrí Rufo, latín lover, eterno bachelor, y mucho diente violeta de las botellas de vino que se baja en nombre del carisma. Alguien necesita un novio? Porqué José Gregorio jamás estará disponible, pero puede brindarte unos chistes de salón que te dejaran estampada y soltera para siempre en la mesa de los quesos. En donde casualmente conocí al próximo eterno soltero de la noche, Arnold. Padre madrileño, madre Inglesa, y se pensaran que soy una prejuiciosa, pero gracias a mis recursos periodísticos hablé con Sofía que se encontraba en Europa y me pasó la data completita del seductor que hizo pico en la barra del Press Room. Se los dije? Ese es el problema con San Francisco, que todos han salido con todos y cuando preguntas demasiado, una amiga tuya también salió con él y te ahorra el disgusto de tener que atravesar una cena con un narcisista más. Brindo por la amistad, que me mantiene clara y célibe. Y también ya que está brindo por el ex de Sofía, que se encontraba en la fiesta lamentándose la pérdida de su candor,  ya que ella por on-line dating encontró su futuro marido. Mientras Arnold me miraba con sus ojos afilados desde la otra punta de la barra, José Gregorio se me tiraba encima de la borrachera y el ex de Sofía me lloraba en silencio agradecí una vez más el estar comprometida con la divinidad, en donde no existen los juegos perversos, el mal aliento, las rupturas emotivas, y todos los paneles en discordia que atraviesa la humanidad. Cuando creí haberlo escuchado todo y estaba a punto de irme, Pía me agarró de la mano y me contó que también se separó de su novio porque armó un perfil falso por on-line dating y lo enganchó a su ex chateando con esta mujer, que en realidad vendría a ser ella, Alexa.

No quiero perder la fe en este planeta, pero si seguimos con esta chacha dentro de muy poco voy a proponerme casamiento. No sé como no me di cuenta de esto antes! Voy a casarme con alguien que conozco de toda la vida, es una amorosa, huele bien, sufre de buen gusto, come sano, es risueña, y encima está a dispuesta a gastar parte de su generosa fortuna conmigo, este es el mejor plan de vida o qué?!

No tengo que impresionar a nadie, no vengo a sacar ni a pedir nada, nadie me textea por 9 horas y no tengo que soportar tenerle la vela a un candidato que me ve como un desafío. Esto tiene que ser la leche.

Australia de luna de miel Cecille..?

A donde quieras mi amor, con vos sin condones hasta el fin del mundo!

Ni HPV, ni HIV ni HDP…solo amor incondicional, Doritos de queso, y mi maravillosa y agraciada compañía hasta que la muerte nos separe, bueno, o hasta que algún perdedor quiera interferir en nuestro matrimonio porque no logra dar en la tecla con su ckeck list.

No tendremos hijos y será la boda perfecta, comida, rock n’ roll y libre de infidelidades y toallas mojadas en un rincón. 

No se sorprendan si reciben la tarjeta de nuestro compromiso en breve, que probablemente sea la cara de Sid Vicious pasándole la lengua a su guitarra, el arte es así, impredecible y asquerosamente romántico.

No queremos regalos, si no más más bien una sesión de terapia para cada uno de los invitados, odiaríamos que no puedan encontrar el amor de sus vidas por buscar en todos los lugares equivocados.

Namaste!

 

 

Cecille y Cecille.

 

Cita con Turquía

Ayer después de mucho tiempo—tal vez 2000 años antes de Cristo— tuve una cita. Esta persona me contactó por Facebook diciéndome que era el amigo, del amigo, del amigo de no sé quién. Precisión por favor, tengo 3000 contactos en mi red social. Acaso cuando le cambian la bujía al auto, trastabillean? Con los sentimientos tampoco, aunque del contacto al amor eterno había un continente de por medio. Turquía precisamente, de donde es el afortunado que se echó 35 minutos con mi compañía— lo que duró la cita.

Insistió en invitarme a cenar, pero le escapé a la propuesta por el riesgo de verlo comer con la boca abierta, a que divida la cuenta por dos, o en su defecto que se escarbara un diente con su dedo meñique. Pensaran que estoy del tomate, pero todos estos episodios ya me han sucedido, y no estoy para aventurarme en un safari más. Chop chop y al punto señores, la compatibilidad se comprueba en los primeros 10 minutos del encuentro, del cuál no pude testear porqué llegó 20 minutos tarde. Primer desfile, su desconsideración. En sus fotografías vendía estatura y tenía pelo, en persona era un chaparrito pelado vendiendo limonada en Guanajuato. Quién es su fotógrafo que necesito urgente cambiar mi perfil de LinkedIn.

Porqué la gente hace esto? No entienden que la falsa propaganda termina en la cárcel de los feos?

Tardó tanto en llegar que después de las 8 me bajó la glucosa en sangre y tuve que pedirme una torta de Lava de chocolate negro, una bola caliente derretida en donde me hubiera metido adentro cuando lo vi. Sobre todo cuando el mozo le preguntó que quería tomar y él dijo nada. Se me secó la garganta en el acto con su respuesta, pero él la remontó y se tomó toda el agua de mi vaso por mí. Que lindo, un derroche de caballerosidad, fotos trucadas y rata Mus Musculus. Será mi día de suerte, ya que además de hablar sin parar me dijo que no tenía trabajo, que hacía dos años que estaba viviendo en Estados Unidos y que se vino con el propósito de entrar a la universidad de Harvard. Desde cuando Harvard recluta pobres y mentirosos? Espero que en Turquía no lo hayan becado, si no tendré que cambiar mi viaje de Estambul por Grecia. No soy de colaborar para economías que auspician roedores de mal gusto. 

Queres hijos? Me pregunta. En donde me atraganté con el chocolate liquido que bajaba por mi esófago. 

No, y menos con vos que seguramente cambiaras el teflon de las canillas de por vida para no salir a trabajar. No se lo dije, pero lo pensé.

Será que en Turquía el hombre hace la doméstica y la mujer mantiene a la familia? 

Me dijo que tenia 4 hermanos y 5 hermanas, que era un tipo feliz y que solamente le faltaba una buena mujer en su vida.

— Mirá Turki— porque este es su verdadero nombre—si queres una buena mujer en tu vida te diría que empieces por no llegar tarde a tus citas, después te recomendaría que trabajes, y después que te mueras y puedas verte desde el cielo para no volver a elegirte. 

No dije esto en voz alta, pero creo que pudo leer mis pensamientos, normal, no trabaja, tal vez al no ejercitar su hemisferio izquierdo su percepción está afilada como la de un oráculo.

Yo le quería decir que me dijera el futuro, pero temía a que me incluyera en sus planes, puedo tolerar que mi casa frente al mar esté a medio construir…pero nunca que un bahiano de Turquía se encuentre en la hamaca paraguaya de la entrada viviendo de mis regalías.

Algo tiene que cambiar, lo presiento, y es mi número de teléfono.

Imposible llegar a la Red Carpet con un celular que no para de sonar con llamadas de perdedores y gente sin ciudadania que me ven como el target para dejarme embarazada y permanecer legal en este país.

 

Nos vemos en Mykonos!