Querido
Estado Civil

Querido Estado Civil

Crónicas de una mujer anunciada

La autora nos pasea por San Francisco (California) para insertarnos en una cultura transgresora, liberal, abierta y desprejuiciada. Los relatos cortos de este memoir están escritos desde el punto de vista de una chica que desconfía de románticos finales con alguien que piense como uno; sostiene que, por el camino, hay mucho que contar. Sus textos son una seductora mezcla de riesgo, búsquedas, filosofía, amor y la contracara de un mundo que no parece ajustarse a sus estándares.

En Querido Estado Civil, Castelli vuelca experiencias propias que transforma en obsesiones estéticas, íntimas y visuales. Se abraza al humor, que la salva de no hundirse por una mala cita o por una familia disfuncional. Al filo de los cuarenta, sigue negándose a cumplir con los mandatos sociales, en su opinión, eternamente demandantes y aburridos.

 

«Dicen que todo lo que estamos buscando nos está buscando a nosotros también, pero nunca te dicen que para encontrarlo tenés que pasar por tantas pruebas. Será que el universo quiere comprobar si realmente estás preparado. O será una trampa que hemos creado antes de nacer para sentirnos orgullosos de que, a pesar del esfuerzo, lo hemos logrado».

«Llegó el momento de organizar una boda: la mía. Después de tantos años de oír a mi familia quejarse por mi estado civil, encontré a mi alma gemela: yo. ¿No es increíble? Hay gente que se busca toda una vida y nunca se encuentra y a mí me llevó treinta y cinco años. No está nada mal para una chica que ha viajado mucho y a la que la geografía le ha jugado en contra...».

«Estoy preocupada: voy llegando a la conclusión de que me quedan solo dos caminos: el Ashram o Netflix.That´s it! ».