Blog

Fragmentos telefónicos

No soy de hacer balances con mi pasado, me llevo como la chingada con excel, y los números y yo hacemos un mal partido.

En resumidas cuentas, estilo más a vivir la vida que analizarla, y soy más de las que rolan con los ponchazos que las que calculan la jugada estratégicamente. En este carácter llamado “espíritu libre” soy altamente organizada, pero que nadie confunda mi ejecución con mi estructura.

California vs Florida

 

A 6 días de irme de la ciudad con la que estuve casada 10 años, están por sacar el pasaporte sanitario. Good job California! Te graduaste en ser el estado con más cirujas de EE.UU, en tener los impuestos más altos del país y ahora te lucís en la carpeta roja con esta estupidez a prueba de demócratas. Te mereces ese famoso terremoto que dejará tus casas de 4 millones de dólares en la ruina.

La venta que te parió

Hoy me siento como en mi adolescencia, escuchando César Banana Pueyrredón y comiendo semillitas. A no paniquearse, peor hubiera sido Ricardo Arjona. Al menos mis comienzos musicales arrancaron por baladas románticas de un tipo que nos tiraba en las pistas bailables y no del precipicio. “Cuando aaaaaaaaamas a alguien, se te enciende la vidaaaaa….”, aunque la mía ya estaba incinerada, no la hubiera cambiado por nadie. Hoy estoy mas o menos igual, con la diferencia de que tengo 40 años y me quedé sin casa y sin muebles en 5 días. Cenando en el piso con lo único que importa: la música y mi libertad.

Chau San Francisco

 

¿Cuándo nos casamos? Le dije a Jamie Lynn mientras tirábamos las bragas con más tela del campeonato.

¿Por qué una no se puede casar con una amiga? Después de todo, han sido mis maridas en otra vida.