Blog

Cumpleaños de Carolina

Sábado por la noche, 12 grados, llovizna, y The Giants (equipo de baseball) jugaban en el AT&T Parkque quedaba justo pegado al departamento de Carolina— la cumpleañera que hacía una fiesta en su casa mientras yo en mini-falda, tacones y un ramo de flores batallaba contra el hormiguero de gente para llegar a destino. 

Hey babes…! Nice Legs! ¿You wanna have sex with me tonight? Me gritó uno que pasó a mi lado mientras yo me tapaba la cara con un jazmín asiático. Mientras el viento me empujaba para Croacia y la gente se me tiraba encima, di con el palacio de la rock star— una que casi ni me reconoce al entrar porque mi pelo parecía el de Cindy Lauper.

— Feliz cumpleaños querida!! Le grité  a la anfitriona mientras ella me miraba a través de sus ojos eléctricamente azules haciendo juego con su vestido, que a su vez hacía juego con sus zapatos. Estoy convencida, ese conjunto se lo había prestado a Heidi Klum en el desfile de Versalles. Impecable. Una modelo de Alicante que arrasaba con la noche, los invitados, y el vino también…ya que esos dientes no podían ser violetas en vano.

En un espacio de 55 metros cuadrados había 80 invitados, 20 mujeres, y 60 hombres más solteros que la película Karate Kid. Caro— sin saber que yo me casé hace dos semanas conmigo misma—me dijo que había mucho señor sin pareja, no utilizó esta palabra, pero más de uno podría haber sido mi padrino. Nunca estuve tan orgullosa de estar en mis 30’s y ser bautizada. Si me van a presentar a alguien, que sea la bandeja de quesos— que es a donde me instalé cuando la pusieron en la barra. Se me están pasando muchas cosas en esta vida, pero el hambre no es una de ellas.

Que lindo no tener que hacer sociales porque tengo la boca llena y una amiga que hace el trabajo por mi: Gloria Ferrer. Gloria iba de charla en charla pasándome el colesterol y el hemograma completo de los candidatos que desfilaban por mis narices. Salvadoreños, mexicanos, alemanes, catalanes y un australiano que se fue al dormitorio de la cumpleañera a chaparse a una asiática. Esto último lo sé porque cuando fui inocentemente a buscar mi brillo labial los vi echados en la cama, y ella estaba haciendo el papel de Memorias de una Geisha, él no sé bien quién era, pero de seguro que no estaba teniendo la paciencia para chutarse todo el plot hasta morderle la boca. 

A mi retorno de la habitación me crucé con un chaparrito que se me abrojó sin cuidado ni permiso, y sacármelo de encima fue como volver a construir las Torres Gemelas de cero. Que pesadilla!! ¿ Acaso no ves que estoy revoleando los ojos cada 10 minutos querido? ¿ Cuántas señales son suficientes para que un hombre se de por vencido? Ubicación capitulo 12. El prólogo del primer libro de Freud lo describe. Un caso perdido. Gracias a Dios a la media hora llegó Jean Pierre, un francés que cautivó mi atención inmediatamente, no porque fuere el héroe de mi noche, si no porque no tuvo la necesidad de promocionar su éxito y venir a sacarme algo a cambio de nada— la estupidez humana que me tiene hasta la zorra.

El se quedó conmigo hablando de la vida mientras el petiso hacía de Kevin Costner en El Guardaespaldas— pegadito a nosotros como si tuviéramos un churrasco para ofrecerle. 

Siempre ataco a mis víctimas ni bien los conozco para saber si tienen la fortaleza para superar al enemigo, porque si la tienen, entonces son gente de mi calibre— un alto sentido del humor hilvanado con la profundidad de los de mi especie. Santé! 

Jean Pierre me contó que estaba soltero y que nunca se casó ni tuvo hijos, pero un soltero a los 40’s no es lo mismo que un soltero a los 30’s. Hablamos muy poco como para detectar un patrón, pero es francés, y los franceses son magos al ocultar conflictos, sabía que con un poco más de tiempo y psicología reversa la verdad saldría a la luz. Pero vive en Boston y yo acá, en la ciudad más cool de Estados Unidos.

 

A la 2 de la mañana agarré mi cartera y saludé a todos rápidamente porque no quería que me llevaran el auto al corralón por segunda vez consecutiva en un mes. Nadie me saludó en retorno, el alcohol había distorsionado las imágenes de la gente importante y mi salida fue una raya más de la noche. Una raya en la jungla de flores que se habían acumulado en la casa de la anfitriona, en donde parecía más su muerte que su nacimiento.

Asuntos No-legales Pendientes

Domingo por la tarde paseando mi tía por la bella San Francisco suena mi teléfono, mensaje de texto de mi abogado— que ya cerramos el caso hace 5 meses. ¿Do you have a minute? Me dice.

Yo, que vivo de la creatividad y de la imaginación para arriba, pienso que el juez se enteró de todas las multas que no pagué, de los excesos de velocidad y de declarar quiebra en mis impuestos anuales y pienso, cazzo, me agarraron!

 

— Hola Michael! ¿Todo bien? Me sorprende tu llamada. ( más que sorprenderme estoy rezando el Ave María detrás de la pantalla).

 

— Hola Ceci, si, la verdad que hacía mucho que quería llamarte. Me quedé muy mal después que se cerró el caso porque las cosas no salieron como queríamos y sentí que vos fuiste una de mis mejores clientes, siempre positiva aún con las malas noticias.

 

Ok, retomemos, mi abogado tiene 34 años, trabajamos juntos por dos años y medio, es un potro salvaje tirando a Pegasus. Hasta donde yo se, hacía 3 años que estaba con la novia y se estaba por casar. Esta llamada no solo que me confunde, si no que además me desorienta, ya que generalmente son los hombres casados los que quieren engañar a su mujer conmigo, no los que están a punto de casarse! 

 

— Pero Mike está todo más que bien, yo ya te dije que para mi fuiste un abogado excepcional, olvídate!

 

— No, en realidad quería proponerte de vernos. No sé, siempre me caíste muy bien y sentí que eras una buena consejera, ¿sabes?

 

— Dale, cuando quieras! Tráela a tu futura esposa que la quiero conocer y nos juntamos.

 

— No Ceci, nos separamos hace dos meses. Por eso quería hablarlo con vos en persona.

 

Genial , pensé, de soltera a coaching para solteros. Cerrame la 4 que lo sacamos con fritas.

 

Combinamos para encontrarnos el Martes por la noche, yo, en mi pantalón más gastado y con el pulover con menos seducción del 2018, él, con una camisa sacada de una mannequin de Banana Republic, la campera que usó Bono en su primera gira, y los zapatos de tribilin recién abetunados. 

Todo venía muy calmo por mi lado porque yo me encontraba para activar mi costado terapéutico, no para ver que cuando entró al bar su sonrisa tenia todo menos un depresivo recién separado.

 

— Well Hello there!! Querido! Pensé que estarías absolutamente amargado y roto. Te veo de diez.

 

— Si Ceci, eso es porque estoy contento de verte.

 

La psicóloga en mi se replanteó el puesto.

 

— ¿Ah si? Mirá vos, no pensé que te había caído tan bien.

 

— Si, y si no fui más amigable fue porque eras mi clienta y yo estaba en pareja. Pero quiero conocerte bien, ¿podremos ser amigos?

 

Confieso que más que amigo me hubiera cruzado esa mesa que nos dividía y le hubiera dado un beso largo como la puñetera relación con su ex. El juicio se lo voy a hacer yo a esa boca, y el crimen perfecto será el veredicto de habérmelo devorado y ahorrarle el duelo de toda su situación. 

No es lindo, es PERFECTO, y como todo perfecto, tiene más grietas que la pared de mi cocina. Aún así, me preguntaba que actividades me gustaban, y entre todas las estupideces que le enumeré, una de ellas era hacer el amor con él, pero no quería sonar regalada con la persona que defendió mis finanzas hasta el juicio final, así que guardé silencio y le dije: bowling! Me encanta el bowling!

La verdad que hace 20 años que vengo pateando bolos en mi vida, estoy un poco hasta la zorra, pero a él le gustan los desafíos, así que ahí nomas le dije: and I’ll kick your ass too.

Sus ojos azules me clavaron el visto, le puso un tilde a su cuaderno mental, y me confesó que hacía un año que no tenían buen sexo con su ex, y que fue por uno de los motivos que se fue todo a la chingada.

 

— ¿De que frecuencia estamos hablando?

— Un vez al mes.

 

—¿¿ Eh?? Nah. Fired! Perdoname Mike, esa chica te había dejado de querer hace rato. 

 

— Si, ¿no?

 

— Bueno, no tengo el barómetro de su libido en mi cartera, pero una vez al mes es inaceptable. Tenes 34, no 90. Camon!

 

— Si, lo sé, y no sabes que frustrado me sentía. Ya no sabía que más hacer. Ni siquiera quería sexo oral, yo estaba tan amargado, para mi darle placer a la mujer que amo es lo más importante.

 

¿Se dan cuenta? Hay un mis-match en este universo que confirma mi teoría de que la matemática no es una ciencia exacta, si no mi abogado y yo estaríamos en la cama desde que iniciamos nuestra vida sexual. Pinche algoritmos que dan el izquierdazo. 

 

— Y vos Ceci, ¿porqué estas soltera? Es algo que me pregunté desde que te conozco.

 

— Veníamos bien, me caías bien, y con esta pregunta arruinaste mi noche.

 

— Dejame mejorarla entonces, estoy feliz de estar acá sentado con vos tomando algo, nunca conocí a alguien que estuviera TAN presente en una conversación, y que realmente se interese por el otro.

 

CHAN! Además de abogado, oráculo, convengamos que esto es lo que hace profesionalmente, convencer al juez de que tiene razón, y solo Dios sabe la jueza que habita en mi—una bastante medio pelo— ya que cuando me dijo esto me hubiera sacado la capa y me le hubiera tirado encima.

Me acompañó hasta mi coche y me abrazó fuerte sin soltarme, afectivo, CHECK.

Me fui a casa y me envió un mensaje diciéndome: you are great, me encantó nuestra salida.

Y al otro día a las 8 de la mañana me llegó otro mensaje diciéndome que el que va a ganar en el bowling es él. 

Yo simplemente le contesté un mensaje imaginario que decía algo así: vos ganá lo que quieras, que si yo tengo esa boca pegada a la mía la que se lleva el cielo soy yo.

 

Que por supuesto jamás se lo dije, pero mi teléfono ya se lavó los dientes y tiene el Listerine al lado de la mesita de luz.

Aprendiendo a Hacer La Plancha

Hay dos cosas que prometí que jamas haría en esta vida: tener hijos y comprarme una plancha. Bueno, hoy mis teorías se fueron al tacho, porque acabo de invertir mi maternidad en saldar arrugas. Así que tragando saliva entré a Target— la tienda con más cosas del mundo— y me escondí de las cámaras ocultas para que no me tomen por la chica de la doméstica, un puesto del que siempre eludí, pero que hace 20 años me viene mordiendo el trasero. 

Lo cierto es que esta vida de rugosidades y surcos no da para más, y entre que la cocina no es lo mío y el planchar tampoco, mi status de soltera se está debilitando junto al artefacto que me acecha para que mis vestidos no parezcan sacados de un partido de rugby.

Hola! Le digo al vendedor mientras leo que su placa dice “Jesus”.

 

— Hola Muchacha, dime, ¿En que puedo ayudarte?

 

— Con ese nombre probablemente a que se cumplan todos mis deseos.

 

— A ver, dígame señorita, ¿Qué es lo que nuestro padre no le ha dado aún?

 

— De momento el talento para los quehaceres domésticos.

 

— Ah bueno mija, pero eso se aprende, usted parece muy inteligente, no creo que eso se lo tenga que pedir a Dios.

 

— Si, fijese que hasta me creí que con mi inteligencia podía sacar las arrugas con solo mirándolas. Pero hace 20 años que mis camisas no quieren enderezarse. Lo que estoy tratando de decirle es que llegó ese maldito momento en donde debo comprarme una plancha, ¿Qué opina, me ayuda?

 

— Por supuesto, ¿Tiene alguna en mente?

 

— ¿Y por qué quisiera ocupar mi disco rígido con esa imagen? Liquidemos esto Jesus lo antes posible, no vaya a ser que me arrepienta y mi reputación quede grabada en esas pinches cámaras.

 

Jesus me llevó a las góndolas de las planchas y de las tablas de planchar y por primera vez en mi vida vi mi casa frente al mar desdibujadísima.

 

— ¿ Le apetece alguna en particular señorita?

 

— Si Jesus, una portátil, ¿Existen las planchas para viajeros? Estas son enromes, quiero ser discreta, no estoy como para promocionar mis defectos.

 

— Ah si! Espérese, aquí están!

 

Y cuando me las muestra eran grandes como una ardilla de dos meses.

 

— Ah pero esto tiene que ser el sueño americano!! ¿Cómo a mi nadie me dijo sobre estas planchas? Me hacen quedar mal inútilmente! Con este tamaño se soluciona hasta mi hipoteca Jesus! Me acaba de iluminar el día! 

¿Será usted el verdadero Mesías?

 

Jesus se rió con un pedazo de cilantro entre los dientes y se puso muy contento de poder ayudarme, y al observar su alegría, le dije: no se ponga tan contento, esa plancha viene con planchador, ¿No?

 

— Ay mija, no se aflija, planchar no es tan difícil, yo la veo a mi esposa todos los días y enseguidita manda los pliegues a la iglesia. 

 

— Claro, pero usted no plancha, ¿Vio? Una tarea de la que solo se ocupa la mujer. Los hombres toman clases de cocina, pero nunca agarran la plancha. Entiéndame Jesus, hace 20 años que vengo esquivando el maldito artefacto.

 

— ¿Su marido nunca le plancha, señorita?

 

Nah, ¿Otra vez la campana de las 12? Lecciones de amor en el pasillo de electrodomésticos. ¿Puede ser que nosotras las solteras no le podamos escapar a los patrones culturales y antropológicos? 

Siempre pensé que me querían ver casada, pero no casada y PLANCHANDO. ¿Hasta dónde demasiado es demasiado?

Un hombre soltero le paga a una señora para que le planche, una mujer soltera se ahorra ese dinero y lo invierte en depilación láser. Son puntos de vista, pero que esto último por favor no me deje bajo el escrutinio de mi estado civil.

 

— No tengo marido Jesus, ¿No tiene uno en liquidación en la góndola?

 

— Ah pero muchacha, como no tienes un compañero, por eso estas así, las tareas se comparten.

 

— Mire Jesus, la verdad de la milanesa es que si tuviera marido plancharía el doble, ¿O usted se piensa que mi amorcito dejaría de ver un partido de fútbol para tener sus camisas almidonadas? Siglo XXI, 125 canales, imposible que planchar supere las opciones del mundo actual.

 

— Puede que esté en lo cierto señorita, pero si el muchacho fuere un buen hombre después le haría un masajito en los pies y se tomarían un tequila para relajarse. 

 

— No quiero ser aguafiestas Jesus, pero no tomo alcohol y hace 25 años que estoy esperando el famoso masaje, ¿Algún consejo?

 

— Ah mija, yo creo que en vez de comprarse esta plancha usted debería salir más de su casa, no creo que lo encuentre sacándole las arrugas a sus prendas, ¿Sabe?

 

No habrá sido el hombre que asesinaron en la cruz, pero de seguro que la luz del espíritu santo habló por él.

Chau plancha, y a hacer la plancha, eso sí… con los tacones puestos y al auto en marcha!

Doña Flora y sus Mil Amigos

Videoconferencia con Sofía que está en Europa, aparece en la pantalla y la veo más espléndida que nunca, normal, se enamoró y sumado a eso es una diosa. Un combo que dudo que afecte su autoestima, sobre todo cuando escucho una voz masculina de fondo y me acontento pensando que viajó con su nuevo novio.

Cuando tuerce la cámara y lo enfoca a el afortunado no era su novio, si no un potro salvaje de Inglaterra. Creo fehacientemente que los astros se están emborrachando con mi signo y no me hace ninguna gracia.

Perdón? Le digo entre malhumorada, decepcionada y love at first sight.

Ah si guey, él es Tom, un guate que hemos tenido un rollo pero ahora somos solamente amigos, me dice ella tan ligera y comprometida.

Solamente un rollo??? No mira Sofi, el rollo lo tengo yo que sigo soltera mientras vos estás de novia y con tu ex-amante en Bélgica comiendo chocolates.

Pero Ceci no te aflijas, y tampoco te entusiasmes ya que Tom tiene novia y decidimos no estar juntos, me dice, mientras me hace un 360 de la habitación del hotel.

Pijama party? No compañía, welcome al mundo de Sofía. En donde es amiga de sus ex novios, ex maridos, ex amantes y ex files también, ya que algunos tranquilamente podrían haber nacido en el octavo pasajero. Algo que siempre admiré en Sofía, su circulo social. La RRPP de on-line dating y la secretaria ejecutiva de todos los chismes de esta ciudad en donde reina la promiscuidad sobre la intimidad. Sof viene a ser la intermediaria entre tu Yo y tu Super Yo, ya que ella le aclara a tu inconsciente lo que vos te creías cierto. Te pasa la base de datos, las referencias y el lujo y detalle de cada persona que conoces. Imposible no quererla! Gracias a Sofía mucha de nuestra gente se ha evitado un gran disgusto y en mi caso, morrearme con un equivocado más.

Lo más acojonante de Sofía es su capacidad de almacenamiento, con nombre y apellido nomás ella te saca un reporte inhóspito del solicitante.

Y si empujas un poquito, hasta te da las medidas, if you know what I am talking about.

Francamente, todos deberíamos tener una Sofía en nuestras vidas, nos ahorraríamos muchos dolores de cabeza, embarazos ectópicos, falsas expectativas y denuncias en la comisaría.

Ella sabe de la gente, de medicina, de ciencia, y de las rutas turísticas y hoteles de muchas partes del mundo. Lo que no sabe es sentarse a escribir sobre su vida, por eso yo tengo que hacer de corresponsal ya que Sofi viene a ser el Edward Snowden de la Bahía, y a la gente de este calibre hay que cuidarla.

El único problema con ella es que es de Géminis, y si hay algo que no le cae bien puede que te mande a Guantánamo por mensaje de texto y nunca más la veas. Yo la cuido, no vaya a ser que pierda mi única esperanza de enterarme de todos los secretos de esta ciudad. Porqué carismática como es, los hombres le revelan los detalles más grotescos de sus existencias y hablar con ella es ahorrarte caminar sobre sus prontuarios. Por eso hoy quiero levantar mi copa y brindar por una de las personas más famosas de San Francisco, en donde logró transformar la Red Carpet en on-line dating y ampliar su base de datos para que todos nosotros— sus fans— estemos enterados de lo que pasa afuera y adentro de la tecnología. Eso si, váyanse con cuidado, puede que ella haya salido con uno de tus candidatos y no tenga buenas noticias.

 

A tu salú Sofía! 

Cumpleaños de Gloria Ferrer en Press Room

Dos cumpleaños en un mismo día, 75 conocidos en común, un Sábado por la noche en la City y 21 grados después, me encontré otro año más celebrando el nacimiento de una estrella, Gloria Ferrer. El evento fue en el Press Room de San Francisco, y lo que parecía un gran festejo terminó en un chantaje emocional, ya que esta mujer no cumple años, se los saca. Y para el resto de los mortales que envejecemos cuando pasa el tiempo, ella rejuvenece. Es como los malditos cactus de maceta que te olvidas de regarlo por un mes y el tipo te sigue tirando los pinchos para afuera como si recién hubiera nacido. Esa es Gloria, una planta de desierto. No cambia, no muere, no avejenta y te sigue iluminando con su alegría como si la vida recién comenzara. Salud! Con agua mineral para mí y con mucho champagne para los borrachos de nuestros amigos, sobre todo José Gregorio, un venezolano que si lo veo en una fiesta más creo que voy a vomitar la poca agua que me tomé para hidratar mis pómulos. No le puedo escapar a este hombre, que es una mezcla de colibrí Rufo, latín lover, eterno bachelor, y mucho diente violeta de las botellas de vino que se baja en nombre del carisma. Alguien necesita un novio? Porqué José Gregorio jamás estará disponible, pero puede brindarte unos chistes de salón que te dejaran estampada y soltera para siempre en la mesa de los quesos. En donde casualmente conocí al próximo eterno soltero de la noche, Arnold. Padre madrileño, madre Inglesa, y se pensaran que soy una prejuiciosa, pero gracias a mis recursos periodísticos hablé con Sofía que se encontraba en Europa y me pasó la data completita del seductor que hizo pico en la barra del Press Room. Se los dije? Ese es el problema con San Francisco, que todos han salido con todos y cuando preguntas demasiado, una amiga tuya también salió con él y te ahorra el disgusto de tener que atravesar una cena con un narcisista más. Brindo por la amistad, que me mantiene clara y célibe. Y también ya que está brindo por el ex de Sofía, que se encontraba en la fiesta lamentándose la pérdida de su candor,  ya que ella por on-line dating encontró su futuro marido. Mientras Arnold me miraba con sus ojos afilados desde la otra punta de la barra, José Gregorio se me tiraba encima de la borrachera y el ex de Sofía me lloraba en silencio agradecí una vez más el estar comprometida con la divinidad, en donde no existen los juegos perversos, el mal aliento, las rupturas emotivas, y todos los paneles en discordia que atraviesa la humanidad. Cuando creí haberlo escuchado todo y estaba a punto de irme, Pía me agarró de la mano y me contó que también se separó de su novio porque armó un perfil falso por on-line dating y lo enganchó a su ex chateando con esta mujer, que en realidad vendría a ser ella, Alexa.

No quiero perder la fe en este planeta, pero si seguimos con esta chacha dentro de muy poco voy a proponerme casamiento. No sé como no me di cuenta de esto antes! Voy a casarme con alguien que conozco de toda la vida, es una amorosa, huele bien, sufre de buen gusto, come sano, es risueña, y encima está a dispuesta a gastar parte de su generosa fortuna conmigo, este es el mejor plan de vida o qué?!

No tengo que impresionar a nadie, no vengo a sacar ni a pedir nada, nadie me textea por 9 horas y no tengo que soportar tenerle la vela a un candidato que me ve como un desafío. Esto tiene que ser la leche.

Australia de luna de miel Cecille..?

A donde quieras mi amor, con vos sin condones hasta el fin del mundo!

Ni HPV, ni HIV ni HDP…solo amor incondicional, Doritos de queso, y mi maravillosa y agraciada compañía hasta que la muerte nos separe, bueno, o hasta que algún perdedor quiera interferir en nuestro matrimonio porque no logra dar en la tecla con su ckeck list.

No tendremos hijos y será la boda perfecta, comida, rock n’ roll y libre de infidelidades y toallas mojadas en un rincón. 

No se sorprendan si reciben la tarjeta de nuestro compromiso en breve, que probablemente sea la cara de Sid Vicious pasándole la lengua a su guitarra, el arte es así, impredecible y asquerosamente romántico.

No queremos regalos, si no más más bien una sesión de terapia para cada uno de los invitados, odiaríamos que no puedan encontrar el amor de sus vidas por buscar en todos los lugares equivocados.

Namaste!

 

 

Cecille y Cecille.

 

More Articles ...