Blog

De la epidural al Cat Club

Unas horas antes de parir mi libro, Valentina, una de las protagonistas del mismo, decidió que era un buen momento para retomar nuestra vida nocturna que abandonamos allá en 1943. Sentimos que si no salimos vamos a convertirnos en una especie de Whitney Houston: olvidada en el tiempo y con mala reputación. Era un momento importante, estar embarazada por tres años de un niño sin padre ameritaba un festejo en el bar con menos amor propio de San Francisco: Martuni’s.

La raíz del nombre es una mezcla de Martini ( el trago ), y Tunes (melodías).
Este lugar es un clásico que nació hace veintidós años atrás cuando el dueño (con dieciocho años) decidió cumplir su sueño de tener un bar en Castro (barrio gay). El local está en una esquina, tiene las luces tan bajas que apenas podés leer el menú, y hay un piano en la sala de atrás con un pianista asignado para cada noche en donde vos le pedís un tema y el te lo toca para que vos cantés. Desde canciones de la película La Sirenita hasta melodías de Frank Sinatra.

Horóscopo predicciones 2020

Soy escritora, no astróloga, pero de tanto observar a la gente ya me considero una. Quiero advertirles que la astróloga en mí no tiene filtro, así que si ofendo a algún signo— sobre todo a los de Piscis— pueden seguir a Walter Mercado que ha estado manteniendo a toda su familia gracias a esta chamba.

¡Buen año para todos!

 

Aries: ¡A buena hora, lo has logrado Aries! Logrado ganar a todos por cansancio y obtener lo que querías: más atención para continuar cumpliendo tus metas sin que nadie interfiera en tus visiones con su opinión. Finalmente te llega la abundancia económica que tanto esperabas, aunque ahora vas a trabajar el triple para crear algún tipo de empresa que favorezca a los hijos de tus hijos. Es un buen año, aparece compra de un inmueble frente al mar, aunque no veo vecinos a tu alrededor, creo que tu sinceridad ha dejado muchos lotes vacíos. Dieta estricta, demasiada intoxicación por salir con todos los equivocados.

 

Tauro: Empezaste el año bien Tauro, bien borracho, entonces lo que parecía ser un buen comienzo en realidad era el alcohol hablando por vos. Seguís siendo tozudo y atropellador y pensás que una predicción va a cambiarte la vida cuando sos vos él que nunca va a cambiar. Entiendo que este año te propusiste ser más bueno con la gente, pero tenés cuernos Tauro, no alas.  Aparecen nuevos proyectos, pero no se terminan dando porque te peleas con todos. Vas a estar un poco confundido, porque al principio tus colegas creen que tus ideas son brillantes, pero después cuando se dan cuenta que para llevarlas a cabo tienen que lidiar con tu carácter, terminas solo en tu escritorio con un té descafeinado. 

Jean Francoise

Doce de la noche y suena mi teléfono.

Completamente dormida pienso dos cosas:

- Un terremoto.
- Mi hermana tuvo su hija a los 6 meses.

Mis predicciones están lejísimo de la realidad y es Jean Francoise.
Mis amigos—que me quieren tanto—creen que me conocen como el amor desmedido que me tienen, pero son dos cosas distintas que no crecen a la par. Entonces—en el afán por presentarme a alguien—programaron una reunión sin que yo supiera nada para introducirme al sujeto en cuestión. El afortunado fue Jean Francoise, la desafortunada, Cecilia Castelli.
Pero claro, a primera instancia todo entra por los ojos, y la verdad que un francés canadiense de un metro noventa y cinco, rubio de ojos azules hablándome en francés que encima estoy tomando clases, no puede caerme tan mal. Como mucho podrá enseñarme las cursiladas de una principiante: Je t’aime, l’amoure de ma vie, s’il vous plait, merci, y la merde.
Su personalidad, charming. Su espíritu aventurero charming también. Abandonó su trabajo en Londres para viajar por un año entero y ahora estaba recorriendo California.
Lo conocí un viernes, y el sábado se iba a recorrer los parques nacionales por 5 días.

Querido 2019

Empezaste bastante mal, si te hubiera tenido en frente hubieras rodado por el precipicio suplicando perdón, pero siempre supiste que no te dejaría morir, porque necesitaba que arreglaras el kilombo que habías armado en el jardín de mi equilibrio.

De enero a mayo me arruinaste la vida, pero cuando finalmente llegó el verano, tus imprudencias comenzaron a desteñirse y me vi renaciendo de nuevo. 2019, fuiste un tipo jodido e implacable, y si no me hubiera cuidado un poco, hubieras rasurado mis venas con tu arrogancia. Me atropellaste durante cinco meses, vi tu chasis golpeándome los sentimientos como si gozaras de que una escritora novel se muriera antes de ser famosa. Atajé tu inmadurez con mucha velocidad, y para cuando creíste haberme enterrado, salí folkloreando de tu cementerio habiendo sobrevivido a una pelea callejera que casi me deja en la ruina.

Picture Perfect

 

 

Recibo un correo electrónico, Netflix anunciando un estreno: Picture Perfect—año 1997. Trabaja Jennifer Aniston, le doy Play, me gusta la petisa, y a decir verdad el cine en los noventas era muy diferente al cine de ahora; las escenas duraban más, los diálogos eran más trabajados y no saltaban de una escena a otra cada siete segundos. Lo único imperdonable era la vestimenta, o bueno, tal vez la camisa blanca con solapa larga y abotonada hasta la coronilla no sea lo mío.

Lo cierto es que Jenny me recordó lo que es la vida a los treintas y las batallas que uno atraviesa en lo laboral y en lo personal.

La mía ahora es personal, me quedé sin amigas para salir.