Blog

Aplicación Cuidar

 

Entre las fatalidades de nuestra realidad actual, veo una brecha de inoperantes de extremos que se quedaron predicando con las teorías sin ejecutar un plan maestro con sus visiones. 

Muchas corrientes de autoayuda por un lado, y por el otro, mucho orador tirando una check list de cómo hacerse millonario en tres meses. 

Llegó el momento de actuar y la gente sigue con su pose de yoga, una dieta alcalina y un manual de instrucciones de cómo facturar sin moverse de casa.

¿A dónde están los solidarios que pregonaban el éxito cómo resultado de su ejercicio intelectual?

Oíd mortales

 

La constitución Argentina, cómo la de muchos otros países, empieza diciendo: “Nosotros los representantes del pueblo de la Nación Argentina” y la de Estados Unidos también comienza diciendo: “We the people of the United States”. 

No voy a enumerar a todas las constituciones del mundo porque están por eliminar nuestra especie de un soplo y no me dan las teclas para citar a cada una de ellas. Pero si no le refresco la memoria a nuestra comunidad de zombies encerrados en casa con la Play Station nos van a dibujar nuestros derechos con el mismo lápiz que desean marcar nuestra salida.

Una que reduce a los improductivos en carne de cañon para que dejen de vivir de los aportes jubilatorios que pronto desaparecerán.

Cadenas infinitas de la nueva subnormalidad me atacan como si hubiera sido yo la que declaré la cuarentena y los dejé sin trabajo y sin comida.

Se cae de maduro que el planeta está superpoblado de inconscientes, pero están apuntando al blanco equivocado. Primero porque no creo en la muerte, y segundo porque al privarnos de nuestra libertad nos están matando de todas maneras, pero la muerte sutil parece no preocupar a los mortales de este sitio, ¿o sí?

Quedate en casa

Quedate en casa—que nosotros te dejamos sin trabajo y llevamos tu empresa a la quiebra, esa que te costó tantos años crear—.

 

Quedate en casa—que nosotros decidimos por vos; a qué hora podés salir y en qué condiciones—.

 

Quedate en casa—que nosotros decidimos cómo te vas a morir y cuándo—.

 

Quedate en casa—aunque no tengas dinero para comprar comida—.

Buscando a Neo

 

Querido 2020:

 

Arrancaste el año vendiéndome sopa de murciélago, una estrategia bastante turra sabiendo que los chinos tienen cámaras hasta en los traseros de las ratas que venden. Tu mentira empezó a hacer ruido en Wuhan, atravesó el contrato que firmaste con el doctor Anthony Fauci en 2014 en un laboratorio de la zona y terminó en mi pasaje cancelado a la Argentina en abril. 

Obligaste a todos los gobiernos a que cerraran las fronteras, apagaste la economía mundial (mientras que China compraba todas las bolsas, claro) y nos dejaste sin actividad laboral, sin amigos y sin familia. 

Del amor y otras confusiones

Ocho de la mañana; cuarenta y cuatro mensajes por Whatsaap, nueve videos sobre el orden mundial, una foto de una hamburguesa de Mc Donalds hecha con carne de bebé y un documental de las torres 5G. Good morning Vietnam! No, tal vez Vietnam sea la referencia incorrecta, ya que los padres sacaron a sus hijos de la guerra antes de que murieran defendiendo una patria que no era la suya. En cambio ahora, los mandan al parque con barbijos defendiendo un sistema que si sigue así, van a sacar a los padres del medio.